For sale
Augusto Pinochet

Augusto Pinochet Ugarte

cnn pinochet pinochet tercera pinochet BBC
RDI pinochet pinochet el pais pinochet le monde

PINOCHET

Augusto Jose Ramon Pinochet Ugarte
(* Valparaíso, 25 de noviembre de 1915), militar y político chileno. Fue gobernante de Chile entre 1973 y 1990, mediante un golpe de Estado que derrocó al gobierno de Salvador Allende el 11 de septiembre de 1973, primero bajo el cargo de Presidente de la Junta Militar de Gobierno (1973-1981), al que se sumó el título de Jefe Supremo de la Nación el 27 de junio de 1974, que le confería el poder ejecutivo, cargo que se reemplazó el 16 de diciembre del mismo año por el de Presidente de la República, y desde 1981 asumió el cargo de Presidente bajo la Constitución de 1980. Ejerció estos cargos en calidad de dictador, conservando el de comandante en jefe del Ejército desde 1973 hasta el 10 de marzo de 1998.

Es hijo de Augusto Pinochet Vera y Avelina Ugarte Martinez. Realizo sus estudios en su ciudad natal, primero en el Seminario San Rafael, luego en el Instituto Rafael Artiza de Quillota, en el Colegio de los Sagrados Corazones de Valparaíso y finalmente en la Escuela Militar del Libertador Bernardo O'Higgins. Su ingreso a esta institución no le fue fácil, fue rechazaron dos veces; la primera por su corta edad y la segunda por no cumplir con los requisitos mínimos. A pesar de no tener ancestros militares, su vocación lo llevó a postular por tercera vez, siendo finalmente admitido e ingresando el 11 de marzo de 1933. Contaba con 17 años.

El curso de su ascendente carrera tuvo diferentes destinaciones. Como alfarez estuvo en Concepción, y recién ascendido al grado de capitán, fue destinado a Iquique por un periodo prolongado, durante el cual estuvo a cargo del campo de detención de Pisagua en la época de vigencia de la Ley de Defensa Permanente de la Democracia. Viaje a Ecuador en una misión militar que tenía por objetivo organizar la Academia de Guerra de aquel país. Al volver a Chile, después de tres años de permanencia, Ecuador entregó al mayor Pinochet y los demás integrantes de la misión la condecoración Abdón Calderón.

Tras una destacada carrera en el arma de Infantería del Ejército, alcanzo el grado de general de Brigada y se desempeñó como comandante en jefe de la Sexta División. En 1970 fue promovido a general de División.

Pinochet, Prats y Allende
Tras el asesinato del comandante Rene Schneider por sectores vinculados a la CIA estadounidense, el general Carlos Prats fue designado al mando de la comandancia en jefe del Ejercito. Con Carlos Prats, Pinochet llegará a establecer una relación muy cercana. Prats le consideraba un soldado ciento por ciento, apolítico y profesional, por lo que fue uno de sus más cercanos colaboradores, siendo considerado por varios generales como el segundo de Prats.

La oposici�n al gobierno de la Unidad Popular, m�s los propios desaciertos de �ste, condujeron a una extrema polarizaci�n pol�tica de la sociedad, tambi�n dada por el auge del comunismo de la �poca, llegando a su punto culminante en 1973. Prats apoyaba la legalidad constitucional, y por lo tanto sosten�a al gobierno de Salvador Allende. Pero esa opini�n no era compartida por muchos militares, desarroll�ndose el 29 de junio el llamado �tanquetazo�, protagonizado por el Regimiento Blindado N� 2, al mando del coronel Roberto Souper. �ste intento de sublevaci�n fue sofocado por Prats y sus generales m�s cercanos, Pickering, Sep�lveda y Pinochet.

El 21 de agosto una manifestaci�n de esposas de generales se inici� frente a la casa del general Prats, a la que llegaron tambi�n varios oficiales de civil a protestar contra �l. Fue insultado y apedreado, y al deshacer la manifestaci�n Carabineros, �sta se volvi� a organizar. Llegaron al lugar Pinochet, Allende y sus ministros. Todos fueron abucheados. Deprimido y desilusionado, Prats pidi�, primero por intermedio de Pinochet, luego directamente, que los generales reafirmen su lealtad hacia �l; como s�lo unos pocos lo hicieron, resolvi� renunciar a la comandancia en jefe.

Para su sucesi�n, el comandante le recomend� al presidente a Pinochet, decisi�n que fue aceptada por el mandatario.

Para ese entonces, las medidas del gobierno de la Unidad Popular hab�a provocado la polarizaci�n del pa�s en partidarios y opositores, siendo declarado el �grave quebrantamiento del orden constitucional y legal de la Rep�blica� por el acuerdo de la C�mara de Diputados del 22 de agosto de 1973

El d�a 23, a las 17:00 h, se reunieron Allende, Prats y Pinochet en el Palacio de la Moneda. Al finalizar �sta, Pinochet fue nombrado comandante en jefe.

Para esa fecha, varios miembros de las Fuerzas Armadas preparaban un golpe de Estado. Los l�deres del movimiento eran el comandante de la Fuerza A�rea Gustavo Leigh y el vicealmirante Jos� Toribio Merino, este �ltimo amigo de la infancia de Pinochet. Adem�s contaban con el apoyo de la CIA y el gobierno de Richard Nixon.

El golpe ten�a como base los planes de contrainsurgencia, para el caso de que una subversi�n sobrepasase a las fuerzas de orden (Carabineros). Este plan consist�a en que el pa�s estaba dividido en diferentes secciones, y para cada una se establec�a un plan para actuar contra la posible insurgencia. Este plan ser�a la base prima para los golpistas, que s�lo tuvieron que adaptarlo a las nuevas circunstancias.

El problema central en el momento era el Ej�rcito, pues si bien la mayor�a de los generales prestaban su apoyo, el tanquetazo demostr� que era necesario el apoyo del comandante en jefe del ej�rcito, y nadie sab�a con certeza cu�l era el pensamiento de Pinochet, pues jam�s se le hab�a visto inclinaci�n pol�tica (excepto el tradicional anticomunismo).

El 7 de septiembre los generales fijaron la fecha del golpe el 11 de septiembre a las 6:30 en Valpara�so (8:30 en el resto del pa�s).

Al d�a siguiente fue enviado el general Arellano para hablar con Pinochet, quien al enterarse de la situaci�n manifest� su descontento con el Gobierno, mas no declar� su apoyo al golpe.

La ma�ana del 9 de septiembre Allende se reuni� con el comandante en jefe y otros generales. All� les explic� que pretend�a anunciar un plebiscito para salir de la situaci�n.

Fue la �ltima vez que se vieron los dos protagonistas del golpe. �se mismo d�a, Pinochet se reuni� con Leigh, el contralmirante Sergio Huidobro y el capit�n de nav�o Ariel Gonz�lez para averiguar la posici�n del ej�rcito. Finalmente, el en un principio vacilante Pinochet se sum� al complot.

El 11 de septiembre
El d�a 10 Pinochet mand� a su esposa y a sus hijos m�s peque�os a la Escuela de Alta Monta�a, en R�o Blanco, Los Andes, dirigida por uno de sus amigos.

Al d�a siguiente Pinochet lleg� a las 7:40 al Comando de Telecomunicaciones del Ej�rcito, en el que se mantuvo durante el resto del golpe. All� se organizaron las redes de comunicaciones con las dem�s ramas de las Fuerzas Armadas, especialmente con Leigh, que se encuentra en la Academia de Guerra A�rea, y con Patricio Carvajal, que fue el coordinador de todo el golpe.

Durante el acontecimiento, Pinochet, que se mantuvo en contacto radial con Carvajal, se mostr� autoritario. Tanto Leigh como Carvajal pretend�an apresar a Allende, pero la intenci�n de Pinochet era desterrarlo de inmediato. No acept� retrasos ni dilataciones. Sin embargo, retras� el bombardeo a la Moneda para sacar a las mujeres, en contra de lo que deseaba el general Leigh.

Tras horas de enfrentamientos y bombardeos, la Moneda fue finalmente asaltada y ocupada por el Ej�rcito. En el interior del palacio, Allende se suicid� con el fusil AK-47 que le regal� Fidel Castro.

A las 18, los comandantes en jefe de las Fuerzas Armadas y de Orden se reunieron por primera vez en la Escuela Miltar para realizar el juramento que dio inicio a 17 a�os de r�gimen dictatorial militar.

Dictadura
Pinochet, en su calidad de presidente de la Junta Militar de Gobierno (formada por �l mismo en calidad de comandante en jefe del Ej�rcito; el almirante Jos� Toribio Merino, comandante en jefe de la Armada; por el general Gustavo Leigh, comandante en jefe de la Fuerza A�rea y por el director general de Carabineros C�sar Mendoza) asumi� el poder. A partir de �rdenes dictadas a trav�s de cadena nacional de radio y televisi�n proscribi� los partidos pol�ticos, disolvi� el Congreso, restringi� los derechos civiles y pol�ticos y orden� la detenci�n de los m�ximos l�deres de la Unidad Popular, declar�ndola ilegal. Pinochet fue nombrado presidente de la Rep�blica por los dem�s integrantes de la Junta de Gobierno el 17 de diciembre de 1974.

A diferencia de la mayor parte de las naciones latinoamericanas, antes del golpe de estado de 1973 Chile hab�a tenido una larga tradici�n de civilidad democr�tica y apego al estado de Derecho. Las intervenciones militares en asuntos de pol�tica eran muy escasas (por ejemplo, el llamado �ruido de sables� de 1924), pero de todos modos existentes. Se podr�a decir que las Fuerzas Armadas, hasta esa fecha, actuaron con debida obediencia, y no deliberantes.

La oposici�n al gobierno se iba haciendo cada vez m�s notoria, y junto con la voluntad y apoyo financiero de Estados Unidos, se busc� en los militares una salida a los problemas causados por las pol�ticas socio-econ�micas del gobierno de Allende, cuyo plan de Gobierno inclu�a medidas de redistribuci�n de bienes y servicios, que no conven�an a los intereses de dichos grupos, y que adem�s lograron desabastecer al pa�s. Allende hab�a triunfado con el 36% de los votos frente al casi 35% del candidato de derecha Jorge Alessandri (aunque contar�a con el apoyo para su elecci�n de la Democracia Cristiana con el 28%, en su ratificaci�n en el Congreso). La pol�tica econ�mica del gobierno de Allende, que apuntaba hacia una planificaci�n central, involucraba el traspaso a manos del Estado chileno de la propiedad de muchas compa��as claves, especialmente las mineras, de capitales estadounidenses. La respuesta del gobierno de Pinochet fue promover el desarrollo de un mercado menos protegido, seg�n sus propias palabras �para hacer a Chile no una naci�n de proletarios, sino una naci�n de empresarios�.

La violencia del golpe continu� durante el gobierno de Pinochet, admirador del dictador espa�ol Francisco Franco (a cuyo entierro asisti� en noviembre de 1975). Una vez que alcanz� el poder, los partidarios del gobierno derrocado fueron brutalmente perseguidos como �enemigos del Estado�. Se introdujo como pol�tica de Estado la detenci�n, tortura, asesinato, desaparici�n o exilio de quienes se hubiesen involucrado con el gobierno anterior, configurando el concepto de �terrorismo de Estado�. La Comisi�n de Verdad y Reconciliaci�n (conocida tambi�n como Comisi�n Rettig) mencion� 2.095 muertos y 1.102 �detenidos desaparecidos�. Se estimul� la xenofobia para evitar ayuda exterior a los movimientos subversivos. La tortura fue tambi�n una herramienta com�n usada para combatir a los no partidarios del nuevo gobierno, como queda consigando en el Informe Valech sobre Prisi�n Pol�tica y Tortura (2005). Cientos de miles de chilenos abandonaron el pa�s para escapar del r�gimen. En 1994 todav�a permanec�an en el exterior sobre 700.000 personas seg�n la Oficina Nacional del Retorno. Augusto Pinochet junto al general argentino Jorge Rafael Videla, en 1978. Ambos dictadores tuvieron un rol clave en la Operaci�n C�ndor. A pesar de su afinidad, el Conflicto del Beagle que enfrent� a ambos pa�ses estuvo a minutos de llevarlos a una guerra. Aumentar Augusto Pinochet junto al general argentino Jorge Rafael Videla, en 1978. Ambos dictadores tuvieron un rol clave en la Operaci�n C�ndor. A pesar de su afinidad, el Conflicto del Beagle que enfrent� a ambos pa�ses estuvo a minutos de llevarlos a una guerra.

La policia secreta, la Direccion de Inteligencia Nacional (DINA) (1974-77), fue otra de las herramientas de la dictadura. Fueron asesinados el general Prats el 30 de septiembre de 1974 en Buenos Aires y el ministro de Relaciones Exteriores del gobierno de Allende Orlando Letelier, el 21 de septiembre de 1976 en Washington, agriando las relaciones con el presidente estadounidense Jimmy Carter. Tambi�n se organiz� la conocida como Operaci�n C�ndor, un plan para la cooperaci�n mutua entre organismos de espionaje de diferentes dictaduras militares de Latinoam�rica, para de esta forma continuar persiguiendo y asesinando a exiliados en Argentina o Paraguay.

Paralelamente a la represi�n pol�tica, existieron profundas reformas econ�micas cuyo inicial �xito llev� a hablar de un �milagro econ�mico chileno�, elimin�ndose el grave problema de la hiperinflaci�n. Para formular su pol�tica de estabilizaci�n econ�mica, Pinochet confi� en los llamados Chicago boys, economistas neoliberales con postgrados en la Universidad de Chicago, fuertemente influenciados por las pol�ticas monetarias de Milton Friedman. Se aplic� el shock que consist�a en reducir el gasto publico en un 20%, despedir al 30% de los empleados p�blicos, aumentar el IVA (impuesto a la transferencia comercial de bienes muebles y activos M1 y M2), privatizar la mayor parte de las empresas estatales (la mayor�a a precios �nfimos) y liquidar los sistemas de ahorro y de pr�stamos de vivienda. Los efectos iniciales fueron terribles: cay� el PGB en un 12%, la tasa de desempleo creci� hasta al 16% y el valor de las exportaciones se redujo en un 40%. Pero el sistema se empez� a afianzar a partir de 1977, inici�ndose lo que se ha llamado el boom, con cifras positivas en todos los �mbitos. Uno de los indicadores m�s simb�licos, el precio del d�lar, fue establecido a tasa de cambio fija, en 39 pesos, y se mantuvo estable hasta iniciada la d�cada de 1980. Una excepci�n a esta bonanza fue la tasa de desempleo, siempre alta (alrededor del 20%) debido principalmente a los despidos masivos en las empresas privatizadas. Una de sus consecuencias fue un brusco deterioro social, las clases medias y bajas se empobrecieron tras un progresivo descenso de su poder adquisitivo, lo que provocaria una gran brecha en la disitribuci�n del ingreso que se mantiene hasta el dia de hoy.

En 1977, la DINA fue disuelta y se cre� la Central Nacional de Inteligencia (CNI), para reemplazarla en sus funciones. Su primer director fue el general Odlanier Mena. El actuar de la CNI como organismo represivo fue notoriamente menos violento, a�n cuando agentes suyos figuran involucrados en casos emblem�ticos, como el asesinato del l�der sindical, y presidente de la ANEF (Asociaci�n Nacional de Empleados Fiscales), Tucapel Jim�nez, en 1982.

En los a�os 1980, con el r�pido deterioro de la econom�a (uno de los pilares del R�gimen Militar), se sucedieron constantes protestas y manifestaciones organizadas por la oposici�n y movimientos laborales, provocando violentas contrarreacciones de las fuerzas de seguridad.

El 21 de octubre de 1980, tras un plebiscito realizado un mes antes, que fue apoyado por el 67% de la poblaci�n (seg�n cifras del Gobierno) se aprob� una nueva Constituci�n elaborada por una Comisi�n nombrada por la misma Junta de Gobierno. �ste plebiscito fue bastante cuestionado, tanto por sus opositores como por la comunidad internacional, bajo acusaciones de fraude electoral y violar principios b�sicos de cualquier elecci�n democr�tica (voto libre, informado y secreto). Entre las disposiciones transitorias de la nueva carta fundamental, se estableci� el per�odo presidencial de Pinochet por ocho a�os, a partir del 11 de marzo del a�o siguiente.

En 1982 se produjo la mayor crisis econ�mica desde los a�os 1930, consecuencia en parte de la recesi�n mundial de 1980 (de la cual Chile estaba desprotegido por su excesiva dependencia del mercado externo), el excesivo endeudamiento privado y la fijaci�n del d�lar a 39 pesos. Uno de los primeros s�ntomas fue la quiebra del sistema bancario y financiero nacional, que oblig� al Gobierno a intervenir numerosos bancos. Simult�neamente, se tom� la decisi�n de devaluar el d�lar, el cual, una semana m�s tarde, alcanzaba al doble de su valor.

Ante la llegada de la crisis, Pinochet abandon� las tesis de los Chicago Boys, regresando moment�neamente al keynesianismo. Sin embargo, pasada la parte m�s cruda de la crisis, volvi� al sistema neoliberal con el nuevo ministro de Hacienda, Hern�n B�chi en 1985, el cual, con reformas menos ortodoxas que sus predecesores, lograr�a revitalizar la econom�a. Esto es nombrado como el �segundo milagro de Chile�.

Para conseguir la reactivaci�n, B�chi tom� las siguientes medidas:

  • Fuerte reducci�n del gasto en el sector p�blico, con medidas como rebajar el gasto social y las jubilaciones.
  • Pol�tica de devaluaci�n del peso en funci�n del d�lar muy fuerte, que sobrepasasen la inflaci�n. De esta manera, con el d�lar alto, se favorec�an las exportaciones y se restring�an las importaciones.
  • Privatizaciones de las empresas que segu�an siendo estatales: empresas del acero (CAP), el�ctricas (Enersis, Endesa), comunicaciones (Entel, CTC), az�car (IANSA), LAN Chile, Laboratorios Chile, etc.
  • Privatizaci�n de los bancos intervenidos por el gobierno durante la crisis.
  • Control de las tasas de inter�s por el Banco Central y ya no por el mercado.
  • Descenso controlado de los aranceles.

El resultado de su gesti�n fue el retorno al liberalismo econ�mico que implantaron los Chicago Boys, pero de una forma mucho m�s controlada sin el dogmatismo que le imprimieron sus antecesores, y un crecimiento econ�mico sorprendente que llevar�a a Chile a duplicar su PGB en el lapso de diez a�os.

El 11 de mayo de 1983, la Confederaci�n de Trabajadores del Cobre (CTC) presidi� la primera protesta nacional, y el 22 de agosto se organiz� el primer frente de oposici�n multipartidista que englobaba a todo un arco pol�tico a excepci�n de los extremos, la Alianza Democr�tica.

En 1985 la oposici�n democr�tica adopt� el Acuerdo Nacional para la Transici�n de la Plena Democracia. En septiembre de 1986 Pinochet fue v�ctima de un frustrado intento de asesinato, el que fue adjudicado al Frente Patri�tico Manuel Rodr�guez (FPMR), ideol�gicamente ligado al proscrito Partido Comunista de Chile. Pinochet s�lo sufri� heridas leves, pero fallecieron cinco guardaespaldas y cuatro resultaron gravemente heridos en el atentado. El paradero de los supuestos implicados en el acto es, hasta hoy, desconocido, aunque se presume que emigraron a Argentina como turistas.

En represalia, las fuerzas de seguridad asesinaron a 4 opositores esa misma madrugada. La respuesta del Gobierno concluy� con la llamada �operaci�n Albania� (tambi�n conocida como la �matanza de Corpus Christi�) en 1987, donde fueron asesinados 12 miembros del FPMR.

Varios

 

links:
  1. wikipedia [Espa�ol]
  2. memoria y justicia [Espa�ol/English]
  3. http://radiocanada.ca/nouvelles/dossiers/chili/ [Français]
  4. Operación Cóndor [español]
  5. http://www.presidencia.cl/ [español]
  6. http://news.bbc.co.uk [English]

 

Valid HTML 4.01!

Orongo Web Hosting Chile